domingo, 24 de junio de 2007

El consejo editorial

Un Consejo Editorial, o como se llame, es un colectivo a medida de las necesidades de gobierno de un medio. Debería ser siempre un custodio de la independencia y la calidad periodística, también del cumplimiento de su misión. Es un Olimpo compuesto por periodistas de reconocida trayectoria, profesores o académicos, lingüistas y también el defensor del público. Según las circunstancias, pueden integrarse con los propietarios del medio o sus representantes; puede tener poder de decisión o solo dar buenos consejos; puede tener competencia en nombramientos y cesantías de personal...

Es una solución interesante para resolver algunas cuestiones que a los propietarios de un medio periodístico les suelen resultar enojosas, como la amistad con fuentes o protagonistas de la información. Pero también es una vía de escape para muchos periodistas que se quiere mantener cerca aunque ya hayan cumplido su ciclo, se jubilaron o fueron sobrepasados por la tecnología. No es una “vía muerta” sino una “patada para adelante”. Se los saca de la línea de mando sin que pierdan poder. Muchas veces, con el paso del tiempo y el avance de las tecnologías, los periodistas mayores se encuentran incómodos. Y la verdad es que incomodan, pero justo en el momento en que tienen más experiencia aprovechable en el medio (pasa algo muy similar en las universidades con los profesores mayores). Suele ocurrir con los buenos profesionales cuando llegan a la edad en la que tienen que dar el paso al costado: si siguen en la empresa no quieren perder poder ni espacio. Pero con un buen Consejo Editorial no debería ocurrir esto.

Los propietarios del Wall Street Journal, están proponiendo un comité que resgaurde la independencia del diario como condición para venderlo. Eso no es un consejo editorial, es un engaño para cauterizar sus conciencias.

El control del Wall Street Journal, en Paper Papers, 17/6/07
Publicar un comentario en la entrada