sábado, 2 de junio de 2007

Complot de mediocres

Mi sobrino es ingeniero de la Toyota. Trabaja todos los días con uniforme, no en Japón, en la planta de Zárate, Argentina. Usa uniforme completo de Toyota, con el logo de la industria en toda la ropa. Allí, en la fábrica, todos están vestidos igual, como un ejército. Entra a las siete de la mañana y sale a las ocho de la noche. Muchos sábados trabaja todo el día...

Si llego a intentarlo en un diario, tendré una revolución de mediocres el segundo día. Pero los que se enojarán no serán los periodistas sino los data entries macdonalizados. Grabadores de carne y hueso que se creen que inventaron la máquina de escribir. Para darles una indicación hay que pedir permiso a sus abogados. Si les exijo me tachan de autoritario y si trato de persuadirlos me denuncian por acoso.

Necesitamos periodistas de esos que se emocionan cuando consiguen cambiar algo del mundo. Lo demás no sirve para nada.