miércoles, 30 de mayo de 2007

Ferocidad y ternura de Timerman

Me lo debe haber contado Mario Diament o Carlos Savransky cuando preparaba un trabajo sobre Alejandro Malofiej para el anuario 94/95 de los premios que llevan su nombre. Lo transcribo tal como se publicó entonces:

"Cuando Alejandro trabajaba en La Opinión, preguntaba siempre por el tamaño al que se publicarían los mapas que dibujaba. Un día había que editar la información de un empresario argentino que había manifestado su intención de comprar la Falkland Island Company, la empresa colonial propietaria de más de 90% de la extensión de las Islas Malvinas. Alejandro dibujó un estupendo mapa de las islas con sus recursos naturales y las explotaciones de la compañía. No alcanzó el espacio y se publicó a la mitad del tamaño para el que se lo pidieron. Al día siguiente Alejandro discutió acaloradamente y a los gritos, con el Redactor Jefe, que entonces era Mario Diament, hasta que fue llamado por el director a su despacho. Cuando se encaminaba hacia la oficina de Timerman iba despidiéndose de los colegas como quien sube al cadalso, suponiendo que era el último día de trabajo para el diario. Volvió radiante; Timerman lo había felicitado: 'si todos los periodistas pelearan así por sus artículos, el diario mejoraría por lo menos el 50%', le dijo, y lo hizo saber a toda la redacción".
Publicar un comentario en la entrada