martes, 15 de mayo de 2007

Vendedores de ilusiones

¿Cuál debe ser el marketing y la publicidad de un diario: un medio de comunicación que está todos los días en la calle y que llega a todos los hogares de una región? Lo principal es llegar, estar temprano y con ejemplares de sobra. Todo lo demás es superfluo, invento de los vendedores de ilusiones: juegos, suplementos, anabólicos, coleccionables, maratones, festivales. Quimeras: clavos ardiendo para una industria en crisis...

El 16 de diciembre del año pasado publiqué aquí mismo que el mejor plan de marketing es el periodismo: lo demás es sucedáneo barato. Lo decía convencido, después de haber peleado desde un diario una batalla que todavía dura. Con el plan de marketing más audaz jamás hubiéramos conseguido la presencia y las ventas que conseguimos con un diario peleón y un villano en el poder a quien vencer (y hubiéramos gastado mucho dinero).

Un diario debe concentrarse en los contenidos y en la distribución. Lo demás son tentaciones que, casi siempre, lo llevan a distraer esfuerzos en cuestiones superfluas. Se necesita mucha determinación para esto, porque el marketing adula fuerte la vanidad de los dueños.

Plan de marketing: PERIODISMO, en Paper Papers, 16/12/06