sábado, 4 de mayo de 2013

Mejor ninguna noticia que una errónea

Me parece bien que un diario y cualquier medio periodístico y cualquier periodista de verdad rectifique y pida perdón cuando se equivocan. Lo que no me parece bien es que publiquen una información no chequeada, como lo confiesa La Nación en este comunicado de hoy en el que pide a la presidenta y a los lectores por haber publicado una información del Corriere della Sera que provocó la demanda y el juicio que ganó Cristina Fernández de Kirchner contra ese periódico italiano.
LA NACION ante el fallo de la justicia italiana

Cuando LA NACION reprodujo el 6 de junio de 2008 el artículo publicado dos días antes en el Corriere della Sera por la periodista italiana Maria Egizia Fiaschetti, en el que se daba cuenta de un presunto tour de compras de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por lujosas tiendas de Roma, este diario privilegió la extensa trayectoria del diario decano del periodismo italiano. 
Se consideró en esa ocasión el prestigio y la seriedad que tradicionalmente han caracterizado a un medio centenario como el Corriere della Sera. 
Un día después de la reproducción de aquel artículo, cuya falsedad ha quedado ahora de manifiesto tras el fallo de la justicia italiana, este diario creyó cumplir con su deber al citar, en forma textual, la desmentida de las apreciaciones allí vertidas contra la Presidenta, firmada por el entonces vocero de la jefa del Estado, Miguel Núñez. 
Pero aun cuando LA NACION actuó en todo momento de buena fe, fue vehículo en sus páginas de una falsa información que, además, no pudo ser chequeada con el Gobierno por la sistemática negativa oficial a responder preguntas de periodistas de éste y de otros diarios. 
Quienes trabajan en este diario son conscientes de que es preferible la ausencia de una noticia a su publicación errónea. 
Por eso, LA NACION lamenta haberse hecho eco del contenido de aquella crónica y presenta públicamente las disculpas del caso a la Presidenta y a los lectores.
Publicar un comentario en la entrada