viernes, 7 de diciembre de 2012

Mientras los Kirchner y Clarín miraban para otro lado...


Ya saben que ayer la Sala 1 de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial prorrogó la cautelar que interpuso el Grupo Clarín para que no se apliquen a sus licencias los artículos 45 y 161 de la Ley de Medios (el fallo). Y la prorrogó hasta la resolución del principal sobre la inconstitucionalidad de la ley, que está todavía en primera instancia. El Gobierno Nacional ha presentado hoy un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia para que actúe, pero la Corte no lo hará porque no resuelve medidas cautelares. Quizá por eso también ha pedido que se estrene el per saltum sobre el principal. El per saltum acaba de ser convertido en ley por el Congreso de la Nación para esta ocasión (perdón por la rima). Para colmo la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) ha suspendido la aplicación de la ley a terceros, alegando que debe haber igualdad para todos, lo que confirma que la ley está hecha a la medida de Clarín.

Mientras, están buenas las conclusiones preliminares de la misión de la Sociedad Interamericana de la Prensa (SIP), dadas a conocer hace un rato. Dice lo que esperábamos, salvo los interesantísimos párrafos sobre misiones anteriores de la SIP, sobre todo la de 1978. Lo que le hizo decir a Jorge Lanata que "la SIP hablaba de desaparecidos mientras los Kirchner vendian departamentos en el Sur". Bien hecho, aunque confirme que Clarín miraba para otro lado en esos años... Pero eso no es argumento para no defender ahora sus derechos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

nuEs verdad lo de los Kirchner.

Lo de la SIP es relativo y mentiroso, dicho de esa manera.
Ya que no era la SIP, el que reclamaba por los desparecidos, era el britanico, Robert Cox (dicho por el mismo en television, de que estaba solo en esas denuncias y que NADIE lo acompaño en la SIP siendo su presidente) , dice wikipedia: "Robert J. Cox (1933-...), conocido también como Bob Cox, es un periodista británico que se desempeñó como editor del periódico Buenos Aires Herald, destinado a la comunidad británica en la Argentina. Cox se destacó por su valor frente a la dictadura militar que entre 1976 y 1983 impuso un régimen de terrorismo de Estado en ese país. Él mismo fue detenido ilegalmente y debió abandonar Argentina en 1979 ante la inminencia de su desaparición. Radicado en Charleston, Carolina del Sur, Estados Unidos, llegó a ser subdirector del periódico Daily News and Courier, medio principal del grupo propietario del Buenos Aires Herald.En 2005 la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires lo distinguió por su valor como periodista durante la dictadura militar. En 2005, su esposa, la argentina Maud Daverio de Cox escribió un libro sobre su vida en la Argentina durante los años de la dictadura militar, titulado “Salvados del Infierno”.

De mínima que la SIP se apropie hoy de aquello que no tiene estatura moral para asumir una postura militante ante la dictadura, es de minima, una canallada.

Esto es hacer periodismo. Lo que hizo Cox. No lo que hace Chantanata y demas cortesanos incluidos los abonados a ese club de golf llamado SIP.

GP dijo...

Pero la Wikipedia no dice nada de la SIP. Que nadie no lo haya acompañado no dice nada más que eso...