lunes, 10 de diciembre de 2012

Clarín, los Kirchner y el pecado original (2)

Siempre es bueno que alguien te de la razón, mucho mejor si lo publica Graciela Mochkofsky en Su Majestad El País de Madrid (así le decimos, convencidos, con CRR cada vez que lo mencionamos). Lean lo que dice del resultado de la pelea de Clarín con los Kirchner.
Desde 2009, no ha hecho más que perder. 
Ya perdió negocios multimillonarios: la exclusividad de la transmisión de los partidos de fútbol y la libertad de controlar la producción de papel periódico, y otros de resolución todavía pendiente en la justicia. También perdió el ingreso a negocios estratégicos: por ejemplo, el acceso a una telefónica que tanto quería Magnetto. También perdió lectores: el diario tiene menos de 300.000 lectores diarios de promedio y no deja de caer desde 2005, mientras algunos competidores, como La Nación, crecieron. También perdió prestigio y credibilidad. 
Y, sin embargo, persiste como si no tuviera ya más nada que perder. No es cierto: aún maneja un negocio de 522 millones de pesos de ganancia anual que juega cada día en la trinchera de lo que, a todas luces, parece una batalla perdida. Porque, como ocurrió en la Gran Bretaña de Rupert Murdoch, un modelo de relación entre la prensa y el poder político, que dio una posición dominante a Clarín en los últimos 30 años, ha muerto. 
Sólo Clarín parece no entenderlo.
La misma idea del post El 7 de diciembre ya pasó, pero esta vez dicha con la autoridad de la autora de Pecado original.


Clarín, los Kirchner y el pecado original, en Paper Paper, 5/10/2011