viernes, 17 de agosto de 2012

Esto hay que celebrarlo


Al terminar el siglo XX se publicaron muchos libros con fotos de la primera centuria fotografiada desde el principio al final. Me enojaba entonces porque nadie esperaba el fin de siglo para este y otro tipo de recuentos, evidentemente incompletos debido a la ansiedad mercantil: El siglo en fotos, las mejores instantáneas del siglo, los fotógrafos del siglo, las que cambiaron la historia del siglo XX... Hay uno de fotoperiodismo, Great Images of the 20th Century: The Photographs that Define Our Time, editado por la revista Time, que siempre me llamó la atención por los capítulos o temas que usaron para organizar su contenido:
To witness
To document
To capture
To celebrate
To advocate
To risk
To explore
To reveal
To cheer
Como estoy de acuerdo con todas ellas y he usado esta lista muchas veces para explicar la misión de periodismo, tengo que aceptar que el periodismo también sirve para celebrar. Para celebrar la victoria del equipo de la ciudad, el fin de una guerra, la llegada del hombre a la luna, las medallas en los Juegos Olímpicos, los campeonatos mundiales, la boda el Príncipe de Gales, el descubrimiento de una vacuna, el premio Nobel, la lluvia después de meses de sequía, la caída del muro de Berlín...

Nada que ver con los calendiarios, porque la noticia no es la celebración sino el acontecimiento que el medio celebra con su audiencia. Es la actitud del periodismo que se moja y alienta a sus lectores a celebrar. Les dice: sí señores lectores, a esto hay que celebrarlo, como la foto del beso en Times Square de Alfred Eisenstaedt, una de las seleccionadas para el capítulo To Celebrate del libro.

Publicar un comentario en la entrada