sábado, 28 de abril de 2012

Daniel Hadad no es Héctor Magnetto


Ya lo saben. Lo que era un rumor fue verdad: Daniel Hadad vendió a Cristóbal López sus principales medios de comunicación. Aquí la noticia en Clarín y aquí en Página 12. Pero quien primero lo dio fue Gaceta Mercantil.

Es fácil explicar la compra de medios por parte de Cristóbal López, el empresario del juego kirchnerista. Sus negocios dependen de sus vínculos con el poder y cuantas más concesiones consigue, más necesita probar su fidelidad y aumentar sus contraprestaciones. Para López los medios de comunicación no son un negocio sino una ofrenda al poder político.

No es tan fácil saber la cifra por la que ha vendido: 40, 45 o 50 millones de dólares, que parecen poco para lo que vale sólo Radio 10 (la de mayor audiencia en la Argentina). DH no es el único propietario del grupo: Jorge Brito, los Whertein y Raúl Moneta (todos de los negocios financieros), por lo que se calcula que sólo ha vendido su parte. Perdón: ha tenido que vender su parte.

Lo difícil es saber porqué Daniel Hadad vendió. Ha dicho que ya tiene ¡51 años! y se quiere retirar a tiempo. Buena edad para disfrutar de los millones... Para colmo ha anunciado que se va a vivir a Miami (otros dicen Punta del Este).

Todo hace pensar que Daniel Hadad no quiere ser otro Héctor Magnetto, el CEO del Grupo Clarín que pasó de amigo a enemigo de los Kirchner en una noche alunada de 2008 y ahora se levanta cada mañana para recibir sopapos. Hadad estaba sentenciado por La Cámpora, los camisas pardas de paladar negro del kirchnerismo, en ascenso desmedido en el gobierno de la viuda de Kirchner. Para colmo es socio de Mario Montoto en negocios de seguridad y esa sociedad sirve -servía- sobre todo a Sergio Massa, el intendente de Tigre, y a Daniel Scioli, el gobernador de Buenos Aires. La caída de Hadad es la de las pretensiones políticas de Scioli, a quien Gabriel Mariotto le come la ficha. (Mariotto es el jacobino vicegobernador que CFK le impuso a Scioli).

La democracia argentina está débil y enferma y esta es una señal terrible de lo que pasa en el país. Hadad no es un dechado de periodismo ni era independiente del poder político, pero era capaz de entender a las audiencias y de mantener -a pesar de esa escasa independencia- buenos niveles de rating y un share envidiable en Radio 10. Esa escasa independencia fue su perdición, porque CFK no quiere ni un gramo de eso, como lo prueba la evidente censura en C5N del pasado 13 de marzo, mil veces negada por DH pero ahora confirmada con estos hechos. C5N y Radio 10 en manos de Cristóbal López perderán sus audiencias a una velocidad descomunal y entonces no valdrán ni un décimo del precio que pagó.

Mucho mejor para los medios independientes (o que no dependen del dinero del gobierno). Hasta parece una jugada de Clarín...

Hay otra lectura: la anticipación de Daniel Hadad (es de teflón -como dice Jorge Lanata- pero también es más vivo que el hambre). A eso se le llama abandonar el barco. El futuro dirá.

3 comentarios:

Patricio Caruso dijo...

Muy bueno el texto!

El nombre del intentende de Tigre se escribe con doble "s", no con "z": Sergio Massa. Arreglen eso y se llevan el 10.
Abzo!

Gustavo dijo...

Agreguen a esto, el llanto de dos de los principales conductores de la emisora, Marcelo Longobardi y González Oro; temiendo por su futuro.

GP dijo...

Longobardi no durará en Radio 10. Oro sí.