lunes, 7 de noviembre de 2011

Así no se mata un diario


Anoche atentaron contra el diario La Verdad de Junín (Provincia de Buenos Aires). El director, Omar Bello, responsabilizó a las autoridades municipales, ligadas ideológicamente a Democracia, el diario de los Lebensohn, que se solidariza y repudia el atentado bien arriba en su página web. Perfil, en cambio, dice que se debe a denuncias sobre el tráfico de drogas que el diario anuncia que va a publicar. Habrá que esperar al editorial del sábado para saber que se trata de la connivencia de las autoridades con el narcotráfico local. Hablé hace un rato con su Jefe de Redacción, Miguel Chiarantano, para solidarizarme con ellos -trabajé en ese diario en 1988. Me contaba que imprimirán como otras veces en los talleres de La Opinión de Pergamino (a unos 60 kilómetros) y que los daños se repararán en unos pocos días. Entre los dos constatábamos que quienes quisieron hacerles daño no saben donde está el corazón de un periódico y pegaron bien lejos. Cada día que pasa los diarios son menos de papel y más de sangre y fuego. Va mi compañía y mi amistad para todos los que hacen ese diario (en la foto -que bajé de Perfil- aparece Antonio Ferrero, todavía jefe del taller). Gracias JCD*.

2 comentarios:

JCD dijo...

En la nota que linkeás, el director del diario no responsabiliza a "narcotraficantes de la zona" sino al Gobierno municipal de Junín. A menos que los de ese gobierno sean narcotraficantes, lo que agravaría y ridiculizaría aún más todo.
saludos

GP dijo...

Es cierto. Mucho más jugoso. Cambio el post. Muchas gracias JCD, siempre atento.