lunes, 19 de septiembre de 2011

¿Y si nos dejan trabajar en paz?

Gil Rudawski, de Ragan.com, enumera las cinco prácticas que debe evitar todo prensero. Clases de Periodismo las traduce así (lo encontré gracias a un tuit de Silvina Páez):

1. Nadie en casa. Enviar una nota de prensa y no tener un vocero preparado y disponible.
2. Dar vuelta a la noticias. Las empresas resaltan alguna noticia que sí es favorable, así sea irrelevante. La finalidad: ocultar un hecho que no las beneficia.
3. Mentir. No tiene sentido, sobre todo porque algunos reporteros harán llamadas telefónicas y buscarán confirmar la información recibida.
4. Repetir. Declarar una idea o presentar una historia que ya ha estado en los medios antes.
5. Presentar la misma historia a dos reporteros del mismo medio. Te descubrirán y seguramente será muy difícil que te devuelvan las llamadas.
Agrego que lo mejor que pueden hacer los prenseros, relacionistas, asuntistas públicos y otros lobistas de variado pelaje es dejarnos trabajar en paz, facilitarnos datos cuando lo requerimos y no pedir nada a cambio de sus maravillosos regalos...
Publicar un comentario en la entrada