jueves, 27 de diciembre de 2007

Carreras que cierran horizontes

Sigue en alza la creación de carreras, es el título de un suelto en La Nación del pasado 11 de diciembre: durante 2007 en la Argentina se aprobaron 215 nuevos títulos universitarios que se suman a los 1.500 ya existentes. Y advierte la noticia que esto complica la elección de los jóvenes que empiezan la universidad pero "también la de los empleadores, muchas veces confundidos al vincular un título con la formación efectivamente recibida"

Entre las nuevas carreras aprobadas por el Ministerio de Educación, figuran Producción de Bioimágenes, Accidentología Vial, Gestión del Deporte, Técnico en Armado de Vidrieras (escaparates) o Guía de Turismo en Montaña.

Es el paroxismo del sistema universitario napoleónico, ahora comandado por el mercado y no por un proyecto universitario serio y racional. Si hay demanda de una profesión se inventa la carrera... Así nació el periodismo como carrera universitaria y también sus distintas variedades como Periodismo Deportivo, Periodismo Radial, Locución. Después se inventó la Comunicación Social y detrás de ella las carreras de Comunicación Organizacional y sus otras variantes y géneros: trabajos que solían hacer muchos periodistas como un escalón de su carrera profesional.

Nuestras universidades latinoamericanas han basculado en constante tensión entre la demanda del público por una salida profesional y los intereses propios de la universidad. Cuando manda el mercado atienden una demanda ajena y no un proyecto propio. Centrados en esa demanda del mercado, enseñan a resolver problemas actuales del mundo del trabajo y cumplen una misión que correponde a la industria, donde siempre se enseñó a trabajar. Como una caricatura racionalista, muchas universidades menores terminaron en meras escuelas de aprendices que apenas enseñan a resolver algunas cuestiones o habilidades, que dejarán de ser útiles en poco tiempo.

No es una buena idea cerrar los horizontes en lugar de abrirlos y menos a la edad de los estudiantes. Sin embargo muchas veces la universidad cae en la trampa de multiplicar sus carreras hasta el infinito. Es la vida la que se encarga de especializar a las personas, generalmente en actividades que ni soñaban en sus días de universidad. Por eso siempre han tenido éxito las carreras más genéricas y clásicas.

Arte, oficio, profesión o carrera, en Paper Papers, 11/12/07
Dónde encontrar periodistas, en Paper Papers, 27/12/06