domingo, 21 de octubre de 2007

Hay que mentir para contar la verdad

"Yo no cuento historias verídicas, sino historias verdaderas. A veces, hay que mentir para contar la verdad". Es una frase textual de Jorge Fernández Díaz, periodista y escritor, publicada en La Nación de Buenos Aires de hoy. El título de la entrevista, El periodismo no sabe narrar los sentimientos, introduce al lector en la presentación de su libro Corazones desatados, donde "diseca el amor, mira sus paradojas, advierte sobre la acechanza, siempre agazapada, del fracaso y de la caducidad de los vínculos" según la entrevistadora.

Es cierto que muchas verdades se dicen con ficción: en términos narrativos la ficción no es lo contrario de la realidad. La historia del amor o de la envidia se cuentan mejor con personajes de ficción que con personas de carne y hueso. Lo recuerda más adelante Fernández Díaz: Hemingway inventó entero el personaje de El viejo y el mar para contar lo que había visto en miles de pescadores. Es que una cosa es la historia de Pedro y otra la historia del Pescador. En este sentido es cierto que el periodismo no sabe o no puede narrar los sentimientos. Pero tampoco los novelistas: escritores y periodistas nunca contamos La Historia. Contamos historias que son parte de La Historia. Es nuestra condición limitada: no podemos llegar a todo, ni siquiera con la ficción. Contar la historia del amor es tan difícl qomo contar la historia de un amor.

Me lo dijo un día Juan José García Noblejas al terminar una clase de doctorado en la Universidad de Navarra. Yo estaba preocupado por la escasa distinción del profesor entre el relato de ficción y la narración de la historia real. Por eso reaccioné escéptico y un poco criticón, en defensa de lo que hacemos los periodistas y en contra de los cinesatas:

-"Apenas cabría un papel entre la ficción y la realidad".
-"Un papel de fumar" me contestó.

Con el tiempo llegué a decir más de una vez que ni ese papel tan fino las separaba. Y hasta escribí que son la misma cosa y que el oficio de los periodistas está más cerca de la verosimilitud que de la verdad. Nuestro acercamiento a la realidad es el de los artistas y no el de los científicos. Patético y no sintético.

Información y periodismo, en Paper Papers, 14/12/06
Los periodistas son artistas, en Paper Papers, 28/2/06
Publicar un comentario en la entrada