martes, 30 de agosto de 2011

No nos vamos a entender


-¿Vamos a tener que pedirle permiso al Gobierno o a la Presidenta para publicar una denuncia opositora? preguntó Mariano Obarrio, de La Nación, al ministro del interior Florencio Randazzo en una rueda de prensa en la que el ministro se despachó a gusto contra los periodistas y los periódicos antes de permitir las preguntas.

-No tienen que pedirle permiso a nadie. Tienen que tratar de informar la verdad con absoluta objetividad le contestó el ministro.

Aquí la información en Clarín y aquí en La Nación.

Siempre es gracioso que un ministro dé clases de periodismo. Pero mucho más gracioso es que diga lo de la absoluta objetividad. Es como decirle a un cirujano que arregle las válvulas del corazón de un paciente operando su hígado.

Mientras Randazzo o el resto de los funcionarios del gobierno argentino entiendan por oficio del periodismo la absoluta objetividad, estamos fregados. No nos vamos a entender. NUNCA.

Para colmo, con la excusa de la objetividad quieren -Randazzo y casi todos los políticos que conozco- obligarnos a repetir lo que ellos dicen: en buen romance, absoluta objetividad significa que todos dicen lo mismo.

A ver... si no son objetivos los de Clarín y La Nación (que por suerte no lo son) ¿quiere decir que sí lo son los periodistas y medios afines al gobierno?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

a un sofista oficial, es decir randazzo, un sofista defensor de lo indefendebile, es decir estas defiendiendo la PESIMA praxis periodistica argentina confundiendo y asumiendo el discurso del poder.

asumiendo el discurso del poder en aquello de que el debate es entre lo que es la objetividad y la no objetividad segun el poder ademas? dios mio. pero si estamos discutiendo datos concretos de una eleccion no de los matices de intepretacion de esos datos!!!!

confundiendo como y por que desde cuando una version, solo UNA version y no fundada, ni contrastada con otra es una noticia? ni vos podes explicar lo que acabaa de defender. pero bueno, esa es la hechura del periodismo que defendes. donode de graves errores en el escrutinio provisorio (y me pregunto lo mismo que se pregunto mi hijo de 5 años y si es provisorio como es que es el resultado final?) y la denuncia de un supuesto fraude, “denunciados” por un juez electoral casi sin pruebas, se paso en la bajada de la misma nota (alucinante, ya el periodismo argentino no necesita que los demientan, se autodesmiente solito) a “equivocaciones horrorosas” que tambien afectaban a la opisicion!!!!! y con un margen de erorr de 0,3% ... insostenible

en realidad el gran fraude lo hicieron los medios que en basa a pifies en los telegramas, da igual la naturaleza de los pifies, se pretendio instalar una idea de fraude sin reparar en las mas minimas praxis periodisticas elementales.

pedirle a los medios en argentina que informen es inutil por la pesima calidad etica, profesional y emprsarial y que es de publico conocimiento, pero si podemos exiguir, que al menos que no inventen.

es muy bueno que no haya un discurso unico, que haya prensa que cirtique y que criteique sin piedad, pero si al discurso del poder manipulador, mentiroso y sofista, se le atepone el discuro del poder mediatico con iguales y peores carcateristicas y con el agregado de intentar crear la realidad, lo unico que obtenemos es esto: periodismo de mierda, medios de mierda, democracia de mierda.

GP dijo...

No sé si te entiendo Anónimo. Ya lo siento.

El post no es sobre una noticia en particular (que ni siquiera leí) sino sobre la pretensión de objetividad absoluta de Randazzo y el resto de los políticos.

Te confieso que el fraude de los periodistas que realmente me preocupó es lo que dijeron antes de las PASO los opinólogos de Clarín y La Nación. Por las dudas lo dejé escrito en Twitter con una puteada de esas que no acostumbro.

Además el fraude de los periodistas nunca justifica el del gobierno. Pero en eso creo que estamos de acuerdo.