jueves, 22 de noviembre de 2007

Como fabricar golosinas

Una de las primeras y más sabrosas declaraciones de los nuevos dueños de la Casa Editorial El Tiempo de Bogotá ha sido recibida por la industria de los medios de Colombia con cierto escepticismo. Es que el virrey de Planeta para su desembarco en el grupo de El Tiempo ha dicho que a partir de ahora los ocho productos de la Casa Editorial se adaptarán a lo que el público les pida. Para esto harán encuestas entre los lectores actuales y potenciales y cuadrarán sus contenidos con el resultado de esas encuestas. Los fabricarán como si fueran golosinas: un poco más de azúcar, un poco menos de vainilla...

Por un lado es algo así como el anti-periodismo. Igual que en la encuesta de Associated Press, cuando se le pregunta al público por sus gustos para adaptar a ellos los contenidos, suelen elegir lo que ni ellos consumirían. Esta idea implica que más línea editorial que la que el público quiere en cada momento, cuando los periódicos siempre han hecho todo lo contrario: una línea coherente y consistente ha sido siempre el mejor argumento de venta de ejemplares. Esto es una realidad en todas las industrias de contenidos, pero también en las culturales: bastaría con preguntarle a un bodeguero si adaptaría su vino a las encuestas.

Por el otro lado hay una consecuencia bien interesante: quizá se lleve unas cuantas sorpresas el virrey de Planeta en El Tiempo. Lo que no sabemos es si pondrá en práctica lo que el público le diga aunque no le guste o solo lo aprovechará como un argumento de márqueting.

La prueba del desayuno, en Paper Papers, 14/11/07
Era verdad, los Santos vendieron El Tiempo, en Paper Papers, 2/8/07
Publicar un comentario en la entrada