sábado, 3 de marzo de 2007

El que tiene boca se equivoca

Los que cometen errores en los diarios son siempre los que trabajan. Más errores cometen los que más trabajan. Y los que no trabajan no cometen nunca errores. Es así de sencillo. Por eso es muy difícil sancionar a los periodistas por sus equivocaciones. Debería perseguirse a los que no los cometen, pero ellos no dejan pruebas de su vagancia.

Es como el cura que sermonea a los que van a misa, que si ya están allí es porque están convencidos. Los que no van se libran de sus diatribas, cuando seguramente son los más necesitados de sus consejos y también de sus amenazas.

Los errores que no se ven, en Paper Papers, 24/2/07
Publicar un comentario en la entrada