martes, 6 de marzo de 2007

Las historias bien contadas siempre atraen

"Como periodista, ¿dedicaría páginas enteras de un diario a la literatura universal, la historia y la filosofía?" le pregunta Sebastián Dozo Moreno, de La Nación (3/3/07) de Buenos Aires a Esteban Peicovich, que contesta:

El 50% del periódico lo dedicaría a eso, sin dudarlo. Pero lo importante, sobre todo, es trabajar las noticias de un modo literario, que es lo que hicieron los grandes escritores como Dostoievski o Unamuno. Lo que importa en el periodismo no es el qué, sino el cómo. Si se cuentan las noticias humanamente, con calidez y conciencia, el lector hace suya esa novedad. De lo contrario, no hay noticias, sino solamente datos. Y los datos no mueven a nadie. Cuando no se logra que las noticias sean novedades, se apela a lo lúgubre, a lo morboso. ¿Por qué no es novedad que ayer no haya habido ningún incendio en Londres o que ningún obrero se haya caído de un andamio? Hay una forma de contar esas buenas noticias de modo novedoso, de convertirlas en notas de tapa de un periódico masivo...

Son historias bien contadas lo que el público quiere y busca, también para Peicovich, y van...

Ver la entrevista completa
Quién es un periodista, en Paper Papers, 27/11/05
Publicar un comentario en la entrada