lunes, 10 de febrero de 2014

La libertad guiando al pueblo (de Ucrania)

Para ser periodista hay que tener algunas referencias. Uno no tiene la más mìnima duda de que este cuadro es bien conocido por casi todos los que leen periódicos como, por ejemplo, El País:



Es La Libertad guiando al pueblo, que Eugene Delacroix pintó en 1830 a propósito de la la llamada "revolución burguesa" de ese año. Delacroix fue al liberalismo romántico de ese momento lo que antes había sido David a la Revolución Francesa y a Napoleón Bonaparte.

Ahora fíjese en esta portada/tapa del 29 de enero de 2014:


¿A que se disfruta más la selección gráfica si tiene uno a Delacroix en la cabeza? No me llame elitista, porque ese cuadro se ve en cualquier curso de Historia de Arte de Secundaria. Está uno seguro que en ese diario tenían el cuadro en la cabeza cuando decidieron editar esa imagen en su primera. Imagínese esta otra:


Imagine que el título de la fotonoticia (o "cuadronoticia") fuera "París festeja la victoria" –como además ocurrió en 1830. Buenísimo.

Vea ahora esta otra foto de hace ocho meses tomada en las revueltas de Estambul:


Su autor la tiene colgada bajo el título "Halka Yol Gösteren Özgürlük / La Liberté guidant le peuple". No es necesario tener a Delacroix en la cabeza para sacar buenas fotos (no sé si la de arriba está "montada"), pero ayuda: una imagen así está asociada a la libertad y no al desorden si se tiene la referencia clara.

Lo que le quiero decir tampoco tiene que ver con estos juegos de manos gráficos. Le quiero insistir en que si los periodistas no somos cultos, algo cultos, se hace muy difícil ser periodista propiamente. En general, se hace difícil ser humano. No podríamos disfrutar ni las viñetas cómicas:


Esta de arriba se llama "La Blackberry guiando al pueblo" y se llevó un premio en el World Press Cartoon de 2012.

La foto de Estambul viene via BD*, un veterano periodista medieval que sigue vivo en Twitter.
Publicar un comentario en la entrada