viernes, 15 de marzo de 2013

No hay lugar como una redacción para vivir una noticia


Lea la columna de Carlos Reymundo Roberts en La Nación de anteayer. Está escrita a las apuradas y mientras la redacción del diario hervía con la noticia del nuevo papa argentino. Es la descripción de esa fiebre y de esa emoción. No hay lugar como la redacción de un diario para vivir cualquier acontecimiento de nuestra época y es nuestra droga, la que alimenta nuestra enfermedad.
Publicar un comentario en la entrada