domingo, 2 de septiembre de 2012

Sin sarasa*

El texto de Javier Errea que les pasé ayer aparece hoy en La Nación (ya me parecía que estaba escrito para el diario). Aquí un detalle de los cambios con sus explicaciones, tal como lo cuentan en la edición de hoy. Hasta ahora todos los comentarios que he recibido son muy positivos y con excelente onda. Ahora hay que ver cómo responde la circulación, que es lo que realmente mide.


* En la Argentina sarasa -o zaraza- y sus variantes con más sílabas (sarasasarasa...) son afirmaciones imposibles, blablá, palabrerío hueco, tonterías sin sentido y para colmo largas, como "en Lincoln hay una biblioteca que tiene más libros que el Congreso de los Estados Unidos".
Publicar un comentario en la entrada