martes, 25 de marzo de 2008

Censura documentada

Para evitar el éxodo de turistas en Semana Santa, el gobierno de Misiones trató de minimizar todo lo posible el brote de fiebre amarilla que ya acabó con la vida de por lo menos una persona en la provincia. Mientras el Ministerio de Salud local intentaba desviar la atención hacia otra enfermedad, la leptospirosis, el de Ecología prohibía por una circular a sus empleados hablar con la prensa. Es que un grupo de biólogos que estudiaba el comportamiento de monos carayá en la reserva Piñalito, advirtió las primeras muertes que finalmente fueron confirmadas como fiebre amarilla. Entre enero y febrero, las muertes se multiplicaron. Los principales testigos de la mortandad fueron los guardaparques. El 11 de marzo apareció la circular firmada por el nuevo subsecretario de Ecología, Virgilio Fontana, que prohibió a los funcionarios dependientes hablar con la prensa sin "solicitar autorización de la superioridad".


Todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio; a saber: De trabajar y ejercer toda industria lícita; de navegar y comerciar; de peticionar a las autoridades; de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino; de publicar sus ideas por la prensa sin censura previa; de usar y disponer de su propiedad; de asociarse con fines útiles; de profesar libremente su culto; de enseñar y aprender. Artículo 14 de la Constitución Argentina.
Publicar un comentario en la entrada