miércoles, 20 de agosto de 2014

También hay lectores y periodistas cocodrilos


Ayer planteaba la metáfora del cocodrilo en la redacción de El Territorio, en Posadas. La idea de Clark Gilbert es que los diarios son como los cocodrilos, dinosaurios sobrevivientes porque se adaptaron al tamaño de hoy. Y su teoría disruptiva, que le viene dando resultado en el Desert News de Salt Lake City, implica enfrentar a esos cocodrilos con los inocentes nativos digitales. Desert News es propiedad de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones) y vende contenidos a otros medios de los Estados Unidos dirigidos a mormones. Esa es una ventaja competitiva de Desert News sobre el resto.

En los diarios hay periodistas, diseñadores, talleristas, gerentes, directores, propietarios... que pelean una guerra perdida. Son un ejército que sabe que se enfrenta con un enemigo imposible de vencer y ya no pelean para ganar sino para perder o morir con dignidad. Esos son los que seguro se van a extinguir, como el velociraptor. Pero también hay personas que quieren dar pelea, porque están seguros de que pueden sobrevivir, convivir con los mamíferos y hasta alimentarse de ellos. Nuestro negocio es este -dicen- y tenemos que concentrarnos en hacerlo mejor que nunca, con el tamaño y los tiempos adecuados. Esos son los cocodrilos desalmados dispuestos a comerse a los inocentes nativos digitales.

Pensaba que es una locura que todo el objetivo de un diario sea pensar en la transición. También que los diarios que van a subsistir son los que tienen cocodrilos desalmados enfrentados a los corderos digitales. Internet no es el futuro de los diarios sino su especie complementaria. La sorpresa en la reunión de ayer es que los cocodrilos que quieren hacer un diario con futuro de diario eran jóvenes. Y la metáfora completa es real: todos los días nacen cocodrilos en pleno siglo XXI. Los diarios quizá sean para ellos.
Publicar un comentario en la entrada