sábado, 23 de agosto de 2014

Otras dos portadas sabatinas de Perú21

El sábado es el día que este tabloide inteligente limeño se ha propuesto dar un susto a la gente y/o competir mejor en el quiosco. Las dos últimas primeras:



Dirá que es fácil cocinar estas estadísticas en portadas así, de puñetazo. Que se pueden hacer cada día. Que si el Director de Arte por fin puede hacer lo que siempre había deseado. Que si los jóvenes jefes de la redacción. Que si todo junto. Etcétera. Bueno, sí, puede ser. Reconozca al menos que el diario da un paso más: busca las historias que encarnan la cosa. No son sólo números y tipografía linda.

Es verdad que el género catastrófico acaba cansando al lector ("¡Oooootra Vez Con Las Cosas Que Van Mal!"). Pero también sirve para ganar tiempo y presentar las intenciones del diario en sociedad mientras se busca y edita información más pesada. Uno no tiene la menor duda de que Perú21 aplicará esa medicina a noticias menos estadísticas, que eso solo es la antesala del buen periodismo de investigación (¿hay alguno que no lo sea?) y que, en breve, veremos recibir este tratamiento de portada/tapa a algún corrupto que ellos descubran. O a las soluciones que se pueden aplicar a esos problemas de primera. Por ejemplo. Preparados están.

De momento, destacan en el quiosco como nadie. Si esto le parece poco es que no conoce los quioscos de Lima. Fíjese. Este es el terreno de juego:



Un quiosco cualquiera, de sur a norte…


y otro… cincuenta metros más adelante.

Así cada día en cada calle. Ni Londres. Lo ve ¿no? O juegas duro y a la espinilla o no eres nadie ni nada.
Publicar un comentario en la entrada