martes, 23 de julio de 2013

The Son o la cabecera convertida en titular

Dígame que es genial:


Dígame que es cursi:




Dígame que es aburrida:


The Guardian llevan dos o tres días insoportable, poniéndose estupendo en la web, en la que pulsando la pestañita "Republican" desaparecen de la home todas las noticias relativas al Real Parto. Toda la progresía caviar está entusiasmada con este detalle de agnosticismo político. A la hora de la verdad, en el papel, han hecho un diario como el resto, pero peor, con la foto peor, el texto peor y el titular peor. Eso sí, la columnista de guardia se queja de la barahúnda mediática organizada alrededor del pobre Chaval/Pibe Real. Pues vaya. Las faltas de juicio se toleran mal que bien, pero la hipocresía nos la podían haber ahorrado.

Dígame que no tuvieron tiempo de pensar en OTRO titular.




¿Creyeron que nadie más lo usaría? La foto, pues… se la perdono, aunque no puede uno dejar de pensar en lo chocante de ese titular con esa foto porque… It's a girl!

Deje de pensar que el Mail ha hecho el titular tonto del día. Error. Ellos conocen muy bien al núcleo de su público, que es precisamente de la generación de Charles Windsor (el de la foto, ese mismo). El Mail siempre fue muy de antihéroes de la clase media baja conservadora.


Ahí va el resto. El Mirror que trata de presentar a los príncipes como un joven matrimonio trabajador (príncipe y princesa con jersey, "…after 11-hour labour", etcétera) a su público de "honest and decent workers":


Los pijos/fresas/chetos de The Independent haciéndose los desinteresados con su sarcasmo. "Special delivery" significa, sobre todo, una entrega postal especial (un paquete grande o raro) y también, claro, "parto especial". ¿Por qué "special"? Pues lo dice luego: "Duquesa pare Príncipe". Jejé jajá. Qué tontorrones.

[ACTUALIZACIÓN 24/07/2013: repercusiones del evento en las ventas de diarios, tráfico en la web y audiencias de tv en el Reino Unido].
Publicar un comentario en la entrada