sábado, 23 de febrero de 2008

Infografía es cada página del diario

Me pidió Norberto Baruch que amplíe un poco el texto del último post. Aquí va lo que le envié:

Desde que existen periódicos se dibuja en prensa: mapas, planos, caricaturas, ilustraciones, emblemas, cómics... compartieron siempre espacio con los textos con mayor o menor éxito. No es una opinión: solo hay que buscar en los archivos de los diarios más antiguos. La fotografía como lenguaje periodístico apareció después que los dibujos, cuando las tecnologías permitieron hacerlo.

La infografía es el nombre que le pusieron al viejo lenguaje quienes empezaron a usar Macintosh para dibujar en las redacciones de los periódicos. La tomaron de la fotografía, pero con poca idea semántica ya que la palabra es aplicable a toda información gráfica y por tanto a cualquiera de los lenguajes informativos de un medio visual.

Resulta que, para colmo, la definición bastante aceptada de infografía dice que es el conjunto de dibujos, fotos y textos para explicar un hecho de la actualidad ¡Es la misma del periódico! ¿Qué otra cosa tiene un diario, una revista o cualquier medio gráfico que no sea textos, fotos y dibujos? Hasta la publicidad está compuesta por estos tres lenguajes.

Lo que pasa es que desde que nos libramos de las linotipos o de la composición en frío y pasamos a las computadoras como herramientas de diseño de páginas, podemos pergeñar páginas mucho más visuales. Esas páginas no son otra cosa que la infografía aplicada a todo el periódico. Las fotos, por ejemplo, pueden retocarse, ponerles flechas y nombres encima en la página y todo sin destruirlas. Los dibujos se hacen y reciclan (refritan), como tantos textos de los que ahora se rasgan las vestiduras por el avance de los plumines en las redacciones.

Desde la irrupción de las computadoras en la industria fotos, textos y dibujos tienen las mismas condiciones y la misma herramienta. Se pueden redactar, dibujar, editar, enviar, archivar (también refritar, plagiar, robar... como hacen los que escriben textos). Eso nos ha permitido poner en las páginas lo que nos parezca más adecuado: un dibujo en lugar de una larga descripción textual; una foto que cuenta toda una historia con dramatismo; un texto con suspenso y fuerza emocional. Pero sobre todo podemos hacerlo con los tres lenguajes a la vez.
Publicar un comentario en la entrada