viernes, 7 de septiembre de 2007

Obviedades de periodistas aburridos

El pasado 22 de agosto conocí a Antonio Trujillo, un periodista colombiano. Me lo presentaron en la redacción de El Universo y estaba allí apenas de paso: visitaba a un amigo con quien había trabajado en El Salvador.

El lugar del encuentro fue el pupitre en plano inclinado donde ponen las colecciones de los diarios del país que él revisaba con singular interés. Ese lugar, con distintas formas, existe en todos los diarios del mundo y produce siempre comentarios divertidos (recuerdo ahora los de Laya en La Nación de Buenos Aires). El hombre estaba concentrado en una página que me mostró asombrado: "Mantener el carro, otro gasto" titulaba a cuatro columnas la apertura de la sección Economía del Expreso de Guayaquil. El subtítulo agregaba: "Los costos de una inspección mecánica varían según los talleres". Para contrapesar le mostré otra información de economía publicada por El Universo el mismo día: "Por temporada, vuelos a Galápagos van al tope".


¿Puede haber una información más obvia? Quizá estaba mal titulada, ya que la nota del Expreso se centraba en la garantía de los vehículos, asumida por algunas aseguradoras con la intención de liberar a los compradores en la elección del taller donde reparar sus automóviles y realizar los servicios periódicos previstos por cada terminal.

Informacónes obvias como esta aparecen todos los días en la prensa. Son el fruto de periodistas aburridos que aburren a sus lectores. Después nos quejamos de lo poco que se leen los diarios.
Publicar un comentario en la entrada