miércoles, 19 de septiembre de 2007

No se cambia el mundo con una Moulinex

A raíz de los últimos posts sobre periodistas aburridos y redacciones consolidadas se me ocurría que se está volviendo para atrás cuando se decide tener una sola redacción con diferentes soportes. La idea de la turbina informativa es un llamado a la endogamia, al incesto, al aburrimiento y a la sobrecarga (además es una metáfora vendedora pero imposible, de esas que le gustan a Juan Antonio Giner).

Una sola redacción como una máquina procesadora de información, como quiere Pepe Cervera, es lo contrario del periodismo. Lo que han hecho y hacen con esas máquinas o turbinas es aburrir a sus lectores, contarles a todos lo mismo, sobrecargarlos con la sopa siempre tibia de las fuentes. Quizá entendieron mal la figura de Nicholas Negroponte en Ser Digital cuando dice -un poco irreverente con McLuhan- que el medio ya no es más el mensaje: cada medio es una corporización diferente del mismo mensaje.

El periodismo no es el mensaje ni es el medio. Tampoco tiene nada que ver con el soporte. No es una procesadora, máquina o turbina. Es una enfermedad capaz de cambiar la realidad. Y no se cambia el mundo con una Moulinex.

Revueltos o separados, en Paper Papers, 17/9/07
Periodistas uniformados, en Paper Papers, 20/8/07
Los diarios commodity, en Paper Papers, 28/1/06

2 comentarios:

Mario Guillermo Simonovich dijo...

¿Cómo se logra entonces la unidad editorial? O mejor dicho, ¿cómo se evitan los mensajes contradictorios? ¿Tendrían que existir jefes de noticias que cumplan el rol de coordinadores?
Es verdad que una redacción única suena a una fábrica de tallarines, pero puede ser una etapa interesante para lograr la sinergia.
Planteo interesante. Saludos.

Gonzalo Peltzer dijo...

¿Porqué tiene que haber unidad editorial entre un diario y un sitio de internet? Y si la hay, es la misma que se debería lograr entre una radio y un diario del mismo grupo empresario (vgr. Canal 13, Radio Mitre y Clarín). Cada medio con su lenguaje y sus tiempos propios.