domingo, 9 de septiembre de 2007

El que me toca es un chancho

El off the record es una trampa, por lo menos tal como lo entiende el periodismo anglosajón. Ya se ve que es invento de ellos y que nos resulta difícil a los "latinos" entender semejante regla que no tiene ni pies ni cabeza.

Si un funcionario quiere que algo no se publique, basta con no decirlo. Si tiene suficiente amistad con el periodista con quien conversa, debería aclararle que eso que le está contando no es para publicar, pero ya está cayendo en la trampa. Mucho peor es apelar a una supuesta regla del off the record y despacharse a gusto con periodistas desconocidos para después decir a los cuatro vientos que no se respetó al regla del off the record.

Me acaba de pasar con un funcionario norteamericano de visita en Misiones. Primero me avisaron de la embajada que vendría de al periódico después de visitar al gobernador de la provincia: un déspota importante para toda la opinión pública misionera y del país. Les advertí que semejante visita no me parecía oportuna y menos en plena campaña electoral. Unos días después me anunciaron que nuestra entrevista se realizaría en otro lugar y que asistirían los antiguos becarios de un programa del gobierno de los Estados Unidos (yo lo soy y en la provincia hay solo uno más). Aclararon que el gobierno de la provincia había ofrecido movilidad y seguridad del funcionario y que ellos debieron aceptarla. Al final nos entrevistamos en el aeropuerto de la ciudad y conversamos por casi una hora, hasta con foto sacada por un reportero del diario. El funcionario se interesó por la libertad de prensa y por otras cuestiones relacionadas con el poder y la libertad. Cuando El Territorio publicó ni más ni menos que lo que había pasado, me llamaron de la embajada para decirme que no se había respetado un off the record que nunca se pactó y que suponían que se debía a que teníamos diferentes conceptos sobre el off the record. También me explicaron que estaban obligados a decírmelo aunque esto no tuviera ninguna importancia.

Confirmado: el off the record es una trampa como el lie mejorado en el golf. Como cantar pido gancho, el que me toca es un chancho o decir mentiritas con los dedos cruzados...

El off the record de Jorge Battle, en Paper Papers, 7/5/07
Publicar un comentario en la entrada