martes, 21 de abril de 2015

Amarillos pero disimulando

Un estudiante de 13 años entró ayer a las 9 de la mañana en su instituto (liceo, secundaria, etc.) hirió a una profesora con una ballesta y mató a un profesor de un machetazo. Otro profesor pudo reducirle. El chaval había sufrido un brote psicótico. Hasta ayer era considerado un adolescente como los otros adolescentes que había en su escuela llena de adolescentes.

Las portadas/tapas amarillas del día son las siguientes:



La peor no es la de El Mundo, aunque a primera vista lo parezca. ¿O sí? Porque, a ver, utilizar la frase de un chaval armado en su peor momento de enajenación y/o confusión mental ¿qué tipo de información aporta sobre el caso? ¿Qué tipo de estímulo genera? ¿Se trata de un estímulo intelectual (no, no piense en un Nobel, piense en usted cuando piensa)? ¿Se trata de un estímulo visceral, emocional, pasional? Podría seguir preguntando pero seguro que usted ya ha pillado el punto.

Fíjese lo que han hecho dentro, en la portada de su suplemento EM2. Un destrozo. Por si no teníamos bastante con la muerte de un profesor y el tremendo shock ocasionado por el incidente, ahí va eso:



La verdad es que estas primeras (y segundas) viscerales no son tan raras en este tabloide. Usted no se desanime, que ellos tampoco lo hacen. Resistir es vencer. Ánimo.

Seguimos. En realidad, es aún peor la primera de El País, que a) Da por hecho que existe un fenómeno llamado "violencia escolar" (como evocando esas pelis de bachilleres conflictivos, etcétera, ya sabe) y b) Concluye que los hechos de ayer "elevan a un nivel insólito" esa "violencia escolar".

Bien, en su propia información –la que debería defender ese titular de primera– registran cuatro casos cuatro de agresiones fuertes a profesores, sin muertes, entre 2006 y ayer. Es una media de 0,4 casos al año. Aquí no se incluye la, digamos, "violencia de baja intensidad". Esta quizá se deduzca de otro dato en el antepenúltimo párrafo (de un total de ocho): la oficina del defensor del profesor del sindicato ANPE registró el curso pasado 234 llamadas telefónicas referidas a agresiones (empujones, insultos, etc.). En España, el año escolar consta de 180 días y hay 28.064 escuelas. donde estudian 8,1 millones de alumnos y alumnas. Hablamos pues de 1,3 incidentes al día, de menos de 0,9 por centro y curso y menos de 0,00003 por alumno y curso.

Claro, en todo lo humano hay grados y no quiere uno minusvalorar esos incidentes, pero tampoco llamaría "violencia escolar" al cuadro que pintan esos datos. Creo que no se dejan calificar de ese modo y menos aún en el diario español de referencia –aunque a este paso no sé cuánto tiempo más les durará el título.

Es una portada/tapa amarilla, sensacionalista, trolera (trucha). Es una lástima, porque la información dentro está muy bien.

Luego vienen las portadas/tapas 'aire caliente':


Claro. ¿Qué querían? ¿Alegría, fervor, fiesta? No entiendo. Cuando ha pasado lo que ha pasado unas 20 horas antes y sales con obviedades y topicazos como "estupor", "drama" o "conmoción" uno puede sospechar que no llevas información nueva y tienes que armar el titular con una sensación y poner a subtitular los hechos que ya todo el mundo conoce desde el día anterior. Eso, aire caliente.

La portada/tapa del día es la del único que lleva información nueva:

"Se derrumbó, le abracé y empezó a llorar como el niño que es"
(entrevista al maestro que redujo al agresor)
Sí, en el segundo piso de la portada/tapa va el topicazo "conmoción en el barrio de Navas". Nadie es perfecto.

--------
Está muy bien este análisis de Media.cat sobre el barullo que armó ayer la cobertura en la web de este incidente. Entre otras cosas, dice:
"És evident que la situació és confosa i que no hi ha massa informació fiable i és impossible contrastar-la, però potser la solució seria plantejar-se si val la pena fer una cobertura amb aquestes bases". 
Otra vez, las televisiones se coronaron como los medios más agresores (que no es lo mismo que agresivos). Esta mañana, Los chavales de bachillerato (secundaria) de la escuela afectada han hecho una cadena humana ante el edificio para evitar que los medios grabaran a los menores entrando al colegio. Llevaban esta pancarta:

Foto: Agència Catalana de Notícies

Publicar un comentario en la entrada