jueves, 4 de diciembre de 2014

Quieren sancionar a los editores peruanos

Regular el idioma y sancionar a quienes transgreden esas normas es quizá la medidas más antidemocrática que se le pueden ocurrir a nadie. Bueno, a alguien siempre se le ocurre.


Al idioma lo hacen los hablantes hablando y los escribientes escribiendo. No es de nadie y es de todos y muchísimos vocablos aceptados por las academias -que no regulan nada- nacen de errores.

Al mismo que se le ocurre semejante cosa podría ocurrírsele sancionar a los abogados que cometen errores en sus demandas, a los policías en sus actas, a los médicos en sus recetas... y a los legisladores en sus proyectos de ley, como este, al que le falta la tilde en FÓRMULA.
Publicar un comentario en la entrada