lunes, 21 de noviembre de 2005

Los diarios son de papel

Me preguntaban unos estudiantes sobre sitios de internet de los diarios. Insistían en sus preguntas sobre conceptos como diario de papel y periodismo digital... como si los que hacemos diarios usáramos todavía la máquina de escribir, o pudiera haber un diario que no sea de papel. Pero no están equivicados los estudiantes. Es la industria de la prensa la que se ha confundido en los últimos 30 años.

Tendrían que haber leído más a San Marshall y menos al Divino Umberto.

Cuando apareció la fotografía todo el mundo pronosticó la muerte inminente de la pintura. El vapor sentenció a la navegación a vela. Hoy hay más negocios con la pintura y más barcos de vela que nunca. Es cierto que esos negocios (la fabricación de velas y la compraventa de obras de arte, cambió de dueños, porque los empresarios les creyeron a los agoreros).

Los primeros automóviles eran coches de caballos sin caballos y todavía en gran parte del mundo los llaman como cuando tenían caballos. Los primeros barcos de vapor tenían mástiles, vergas y juanetes y todavía llamamos astilleros a las fábricas de barcos. El primer cine es teatral. La primera foto es pictórica. Y las primeras webs se parecen a los periódicos.

Es que al principio, la nueva tecnología no tiene un lenguaje propio y toma prestado el lenguaje del anterior. Pero hay una consecuencia más interesante todavía: los que inventaron los primeros automóviles no fueron los fabricantes de carros, que cuando vieron ese engendro decidieron competir con más caballos, y quebraron. Hoy hay más velas que cuando solo se navegaba a vela pero los fabricantes de velas y barcos deportivos no son los mismos que los que construían balandras y bergantines. En cambio, el principal fabricante de encendedores descartables de la Argentina es la compañía General de Fósforos Sudamericana: uno que se dio cuenta a tiempo que su negocio no era fabricar fósforos sino dar fuego.

¿Quiénes irán a ser los nuevos dueños de los periódicos? Ya se está vislumbrando que no serán los mismos que los tenían hasta hace poco o que todavía languidecen con diarios aburridos, sin agenda propia, y con un boquete en el tanque por el que pierden todo su contenido.

Internet es otro medio, distinto y diferente de los demás. Los sitios de los periódicos no son ni deben ser el diario en internet. Será parecido en la medida en que se refleje la misma conducción o propiedad y las sinergias propias de la industria de contenidos a la que el diario, la radio y el sitio web pertenecen. Como la radio no debería ser el diario por radio, el sitio web no debe ser el diario por internet.

Si es otro medio, será necesario estudiar las características de un sitio web y de sus usuarios para planear sus contenidos y no seguir pensando en captar a lectores de diarios. Cuáles son sus hábitos, cómo buscan y encuentran la información que les interesa. Adelanto la metáfora de los pescadores: los cibernautas usan arpón, mientras que los lectores de diario pescan con anzuelo. En internet se sabe lo que se busca, en los diarios se pesca lo que salga. Internet es submarino, el diario es de superficie. Ya decía Negroponte en Being Digital que los medios son diferentes corporizaciones del mismo mensaje.

Lógicamente hay sinergias, como en otros medios. Habrá que buscar qué le aporta el diario de papel al sitio web y qué no le debe aportar. No deberían ser las noticias el fuerte del sitio web, ya que el cibernauta las conoce; sabe que hubo una catástrofe en Nueva Orleáns y se sumerge a visitar los sitios que informan de otras catástrofes similares, sitios de huracanes, listas de muertos (o el sitio de Al Qaeda, a ver si reivindica el cataclismo)

A los avisos clasificados hay que encararlos estratégicamente. Parece que, el día en que la mayoría de la gente tenga acceso a internet desde la casa, los diarios van a perder gran parte de sus avisos por palabras. Pero no está tan claro. De hecho, algunos sitios de clasificados tuvieron que salir en papel para vender sus avisos. Un concepto elemental en este tipo de información es el de las transacciones inmediatas. El que encuentra un producto en internet debe tener la posibilidad de comprarlo YA, o, por lo menos de señarlo y reservarlo.

Los BLOGS

Probablemente el primer despegue de internet sea el web-log o sencillamente blog. Blog es un sitio interactivo, como este, en el que se agregan (se postean) datos e información. Generalmente son boletines personales abiertos a la opiniones del público. Cuando los dirigen periodistas buenos, hacen estragos y tienen mucho éxito directamente proporcionado a la calidad y la libertad de la información que publican. En la industria de los medios se descubrió hace tiempo que la información quiere ser gratis, libre e independiente y que siempre tenderá hacia allí. Cuando los diarios –jaqueada su industria por el poder político o económico– no lo consiguen, estas condiciones se cuelan por otros lados. Los sitios web casi no cuestan dinero y no se los puede censurar ni extorsionar con la publicidad. Recomiendo ver el blog el de un periodista brasileño, Ricardo Noblat, que está ganando plata y fama (http://noblat.ultimosegundo.ig.com.br), o el sitio PeriodistaDigital.com, de un antiguo Editor General de El País de Madrid.

No hay que simplificar: En el caso del diario el papel es esencial como soporte de su “industria de contenidos”. No es internet el futuro de los diarios ni va a ser su tumba. El futuro de los diarios se está gestando más por el lado de los gratuitos o de los populares y radica en la distribución y en el cambio radical del sistema actual de ventas.
Publicar un comentario en la entrada