viernes, 5 de enero de 2018

Extorsión disfrazada de periodismo

Marcelo Balcedo fue apresado ayer en Punta del Este (Uruguay) a pedido de la Justicia argentina. Es el Secretario General del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME) de La Plata (capital de la provincia de Buenos Aires), procesado por lavado de dinero y evasión fiscal. Más detalles aquí

Pero resulta que Balcedo es el dueño y director del diario Hoy, gratuito de La Plata que miente con descaro 100.000 ejemplares de circulación gratuita. Aquí abajo la tapa de hoy del Hoy.


Balcedo acusa al juez que pidió su captura internacional de embestir ferozmente contra la libertad de expresión. Inventa una persecución judicial para apretar al juez, que es lo único que sabe hacer. 

Peor todavía: se escuda en la libertad de expresión como si los periodistas o los editores de los medios de comunicación no fueran responsables por sus delitos.


La historia de Hoy de La Plata y del resto de los medios de Balcedo es la historia de la extorsión, un negocio bastante común disfrazado de periodismo en medios del interior de la Argentina. Balcedo atacaba a funcionarios del gobierno kirchnerista y amenazaba al intendente de La Plata con el único objeto de mejorar la pauta publicitaria a cambio de buenas relaciones. La corrupción del periodismo en la Argentina ha llegado a estos extremos, en La Plata y en muchas ciudades, sobre todo del interior del país. 


No hay otro modo de combatir la extorsión que denunciarla, pero antes y sobre todo hay que evitar caer en las redes del extorsionador. No es fácil porque hay que tener limpia la conciencia además de las agallas. El gobierno de la ciudad, de la provincia y de la nación de los doce años de régimen kirchnerista jugueteó con la trampa extorsiva y lo dejó actuar libremente. Ahora cayó preso. Pésima nota para la justicia argentina porque los que dejan actuar o meten presos son los jueces, que son los mismos antes y después de ahora.

Guerra de precios en La Plata, en Paper Papers, 15/6/2007
Publicar un comentario