martes, 27 de octubre de 2015

Periodismo militante no es periodismo

El domingo 25 hubo elecciones generales en la Argentina. Se eligió Presidente de la Nación, unos cuantos gobernadores e intendentes (alcaldes) y muchos legisladores de todos los niveles. A las seis de la tarde se cerraron las mesas electorales. Los candidatos a presidente con más posibilidades según todas las encuestas eran el actual Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli –oficialista por necesidad propia y de los kirchneristas– y Mauricio Macri que es el Jefe de Gobierno (gobernador) de la Ciudad de Buenos Aires y principal opositor a los Kirchner, que llevan en el poder doce años. Le ley electoral argentina favorece al peronismo cuando establece que gana en la primera vuelta el que llega a 45% de los votos (no al 50%) o consigue más de 10 puntos de diferencia con el segundo entre el 40 y el 45 por ciento.

C5N, canal de noticias amigo del gobierno dio ganador a Scioli y a Aníbal Fernández cuando faltaban dos minutos para esa hora y por ley no se pueden dar resultados de boca de urna (exit-poll) hasta las nueve de la noche. El video fue borrado de YouTube por el canal y rescatado por Javier Smaldone. También lo hizo el canal CN23, de otro empresario proveedor de prensa del poder.



A las doce de la noche, seis horas después, se conocieron los primeros resultados oficiales. Con 97,19 de las mesas escrutadas, Scioli llegó al 38,36 % de los votos y Macri 34,33 %, así que dirimirán la presidencia en a la segunda vuelta el 22 de noviembre, con inmensas posibilidades de que Macri sea el nuevo presidente de la Argentina. En la provincia de Buenos Aires Aníbal Fernández perdió contra María Eugenia Vidal por más de cuatro puntos porcentuales.


Es evidente el intento de imponer un ganador en la opinión pública, con la intención -entre otras- de desalentar a los fiscales partidarios que controlan el conteo de los votos. Haciendo el ridículo, claro. Un lugar desde donde no se vuelve.
Publicar un comentario en la entrada