viernes, 31 de enero de 2014

Valiente estrafalario

Hombre del poder, producto exótico de la cultura de la Transición, juguete de usar y tirar, menos poderoso y brillante de lo que realmente parecía, servil, disfrazado de outsider o de valiente estrafalario... 
Con estas y otras frases Hugo Martínez Abarca describe a Pedro J. Ramírez en su columna de Cuarto Poder. De lo más duro que he leído hoy sobre Ramírez, despedido ayer de su propio periódico.
Publicar un comentario en la entrada