sábado, 28 de diciembre de 2013

Ni integración ni convergencia: transformación

Léase esto y no se asuste. Apareció en La Vanguardia de Barcelona el 24 de diciembre. Es una entrevista a Aron Pilhofer, responsable de estrategia digital del New York Times.
Somos unos de los primeros que nos dimos cuenta de que la idea de las dos redacciones separadas no tenía ningún sentido. ¡Y gracias a Dios! Ese proceso empezó justo antes de que yo llegara. En ese momento, el NYT digital estaba en un edificio separado, era todo muy raro. Empezamos este proceso que llamaron de ‘integración’ (creo que ese nombre es terrible). Nos llevó mucho tiempo y todavía seguimos en el camino porque hay muchos asuntos que se deben resolver. Pero lo que yo veo ahí fuera es que las redacciones que han sido más lentas en hacerlo, por definición, van a responder más tarde a la realidad de que, probablemente durante nuestras carreras, la parte impresa va a, como mínimo, dejar de ser la parte principal. En el Times ya estamos llegando a ese punto. Y cuando eso pase, si las redacciones no están preparadas para Internet lo tendrán muy crudo. La publicidad en el papel no va a volver a crecer de repente. Hubo un tiempo en que se hablaba de la muerte de otros medios de comunicación como algo bueno porque toda su publicidad iría a los medios que sobrevivieran ¡Eso es una tontería! ¡No tiene sentido! Sabemos que llegará el punto en que el papel desaparecerá o se convertirá en una plataforma secundaria, y mejor que nos preparemos para ello. Si las redacciones no ven esta situación increíblemente obvia que tienen ante sus narices… siento pena por ellas. Mejor dicho, siento lástima por la gente que trabaje en esas redacciones.
Sí. Lo que hay que hacer no es integrar las redacciones, ni provocar la convergencia, ni llamar a unos arquitectos que te cobran un pastón para instalar un piso flotante y cambiar las luces. Lo que hay que hacer es transformar de una vez la redacción en una herramienta que sirva para hacer periodismo en el siglo XXI.
Publicar un comentario en la entrada