lunes, 18 de febrero de 2013

Escribir para no estar triste

Quizá este artículo de Leila Guerriero sirva para entender mejor la narrativa latinoamericana contemporánea (gracias a SSE). Cita a Daniel Titlinger, el periodista peruano cuyas crónicas puede encontrar en este blog que recoge crónicas de esas que valen la pena:
Yo trabajo 12 horas al día, y aun así quiero seguir escribiendo crónicas. Y no escribes por dinero ni por fama. Escribes para no estar triste.
Es que es así nomás: algunos para no estar tristes se van a Disneylandia y otros escriben. Como en el resto del mundo, en nuestra América las historias están ahí, solo hay que encontrarlas y contarlas. Eso se llama periodismo y el soporte nunca le importó a nadie.
Publicar un comentario en la entrada