domingo, 4 de junio de 2017

El Territorio y las dictaduras

Copio la columna que se publica hoy en El Territorio:

***

Así es el periodismo

Anteayer El Territorio cumplió 92 años. Aunque hace tiempo que no es un diario celebramos el nacimiento de esta empresa el día que salió el primer número del diario y eso ocurrió el 2 de junio de 1925.

Los diarios cuentan los años de vida desde el momento en que salen a la calle. No cuentan los meses o los años de gestación, cuando ocurren hechos bien concretos como la constitución de la sociedad editora, la llegada de los primeros empleados o la compra y puesta a punto de la planta impresora... lo que pasó antes de la salida del primer número es puro embarazo. También en esto los diarios son como seres vivos, con código genético y fuerza propia. Todos los días nos sorprenden ésta y otras cuestiones que tienen que ver con la industria del periodismo, pero sobre todo con los periódicos. La principal –y muy actual en la era en que todo se puede cambiar– es que hay que animarse a dejar testimonio en un soporte perdurable. Esa condición de los diarios es la base de su credibilidad, mucha o poca, que hoy trasmiten al resto de los medios asociados a su cabecera. El diario es el buque insignia, pero es uno de tantos barcos que componen la flota de El Territorio.

Toda la industria del periodismo, en el medio o soporte que sea, funciona con novedades difundidas en un molde bien preciso. Por eso el diario es todos los días exactamente el mismo y todos los días es completamente distinto. Hasta el próximo 2 de junio tendremos 92 años y seremos a la vez insolentemente jóvenes porque nacemos todos los días. Es otra de las cosas que sorprenden en un diario, pero déjeme contarle algo que probablemente no sepa:

Hace un par de semanas pasamos los 100.000 me gusta en Facebook. Quizá no le diga nada puesto así, por eso le explico que cien mil personas distintas ven todos los días los contenidos que El Territorio publica en Facebook y muchos de ellos entran al sitio de El Territorio desde allí. Más gente todavía llega por distintas vías al sitio web de El Territorio y no le digo nada si contamos los contenidos que se difunden por la radio y la televisión.

Me preguntaban el viernes, en una entrevista con motivo del aniversario, cómo vivió El Territorio los años de dictadura. ¿De qué dictadura? le contesté con una pregunta, porque El Territorio las soportó a todas. Cuatro años después de la fundación de El Territorio el general José Félix Uriburu derrocaba con un golpe de estado a Hipólito Yrigoyen y establecía la primera dictadura desde la constitución de 1853. En 1930 su fundador y primer director –Sesostris Olmedo– fue detenido y se impidió la salida del diario. En 1950 el gobierno de Perón apresó al segundo director, Humberto T. Pérez, que pasó casi todo un año en la cárcel de Villa Devoto. Entre los años 1975 y 1976 más de una vez atacaron con bombas incendiaras la antigua sede de la calle La Rioja. En 1980 sufrió la fuerte represión del gobierno militar con amenazas de cierre… Es parte de la historia de El Territorio, pero de nada de eso nos quejamos: las adversidades no hacen más que fortalecer a este ser vivo que es el diario.

Así es el periodismo, hoy más vivo que nunca debido al caos de la información que han producido las redes sociales al multiplicar hasta el infinito las fuentes. Y lo más grave es que han mezclado la verdad y la mentira en una maraña difícil de desentrañar. Para colmo los algoritmos que buscan nuestras preferencias nos dan solo lo que han averiguado que nos gusta, así que corremos el riesgo de perdernos muchas noticias que deberíamos conocer para tomar decisiones importantes. Ahora imagínese estas armas en manos de los autoritarios o de los que quieren manipularnos…

La misión del periodismo ha sido y será siempre la de satisfacer la necesidad humana urgente de conocer toda la verdad. Por eso hoy es todavía más necesario que en estos 92 años que ya cumplimos.
Publicar un comentario