viernes, 26 de septiembre de 2014

La era de los periódicos corporativos


Con el poder económico pasa, más o menos, lo que pasa con el poder político. Un día se cansan de gastar en publicidad, perdón en protección, y terminan fundando su propio medio. Ha pasado muchas veces y seguirá pasando y la culpa es de los extorsionadores más que de los extorsionados. Aquí, en el Financial Times, tiene la historia del Richmond Standard, el periódico hiperlocal de Richmond, California, propiedad de la compañía Chevron, dueña a su vez de la refinería que en agosto de 2012 se prendió fuego, llenó de humo la ciudad y mandó al hospital al 15% de sus habitantes.

El Richmond Standard no es el único caso y lo que no sé es si prefiero que los periódicos sean de los políticos o de estas empresas. En la misma nota de FT aparece la historia del Hershey Press, el periódico de la compañía de chocolates lanzado en 1909 en Hershey, Pensilvania.


Publicar un comentario en la entrada